Gestionar nuestras emociones

Malestar

Reacciones ante el conflicto con el otro/a

La libertad es el tiempo que nos damos entre la emoción y la reacción. Cuando respondemos al conflicto invadidos por nuestras emociones, somos esclavos de nuestras reacciones y no somos libres. Respirar, parar, sentirnos y tomar conciencia de cómo se desencadenan estos patrones, nos permite aprovechar nuestras aptitudes y actuar de un modo más sano, efectivo y respetuoso con nosotros/as mismos/as y los demás.

Malestar

fuerza y tristeza

Tristeza y fuerza

Si os pregunto que asociéis a la palabra TRISTEZA a alguna palabra o frase, posiblemente pensemos:

Debilidad, dolor, agotamiento, peligro a ser dañado, victimismo, vulnerabilidad…

A menudo tenemos miedo a ahogarnos en nuestra tristeza, sin embargo, es el hecho de huir, de tratar de escapar de ella lo que nos convierte en personas muy vulnerables.

El día que comprendí que TRISTEZA y FUERZA no eran incompatibles o más bien, que permitir la tristeza te ayuda a conectar con la fuerza, mi vivencia de esta emoción fue más serena y permisiva.

 

fuerza y tristeza

 

 

¡Feliz fin de semana a tod@s!

Vivir o pensar.001

Controlar la vida

A veces vivimos con el freno de mano puesto, tratando de controlar, planificar, anticipar, preveer y ordenar todo lo que nos sucede. Vivir con el freno de mano es “pensar la vida”, en lugar de vivirla. Pero la vida no se puede contener. La vida sucede sin nuestro control, deseo o propósito. Una raíz crece en medio del cemento, sin nuestra intención. Una mala hierba nace entre los matorrales, sin nuestro control. Podemos pasarnos la vida arrancando malas hierbas o VIVIENDO.

Desgastar nuestras energías en “poner freno”, nos lleva a vivir una vida contenida, reprimida y apagada.

¿Te atreves a vivir?

 

Vivir o pensar.001

fuerte.001

Fortaleza interior

Cuando realmente la vida nos da un golpe, dejamos de cuestionarnos si somos capaces o no de soportarlo, para pasar a la acción.

No hace falta planificarlo, anticiparlo, prepararnos…Aquellas capacidades que creíamos olvidadas o que ni siquiera conocíamos, se abren como dos alas, tarde o temprano.

fuerte.001

Queja.001

¿Opinión o Queja?

Emitir quejas es agotador, nos desgasta y desgasta a los que nos rodean. La principal diferencia entre una opinión y una queja, es que la queja es inflexible, juiciosa y contiene un fuerte componente emocional.

Las personas que se quejan buscan de ti, como interlocutor, tu apoyo, tu participación en la queja y tu posicionamiento. Y si este no es recibido, ponen distancia, se sienten heridos u obran con superioridad.

Cuando nos quejamos, existe una víctima, una fuente de descarga de nuestras frustraciones.
Las quejas clasifican a las personas, etiquetan, ponen distancia.
Las queja es energía estancada que nace del miedo (miedo a ser pisado, miedo a ser oprimido..) y se nutre de la falta de confianza en uno mismo, en los demás, en la vida. Nada puede ser transformado mediante la queja.

Vivimos en un mundo de la queja, de la reivindicación, de la creencia que la lucha contra los “malvados” es necesaria para el cambio. Contra los políticos corruptos, contra las injusticias, contra……Sin embargo, con toda esa energía de odio, convertimos el mundo en un mundo de personas enfadadas que se mantienen en lucha y consumen su energía disponible. La queja es absurda e innecesaria.

El mundo es un reflejo de tanta queja, odio y malestar. Pongamos la atención en nosotros y convirtamos la queja en algo realmente constructivo.

Queja.001

Hablar.001

Hablar de los problemas

Cuando nos sucede algo desagradable podemos estar dispuestos a sentirlo y a experimentarlo…o solo a contarlo.

Hablar de ello con los demás puede aliviarnos en cierta medida y de hecho para ciertas personas ya es un gran paso enormemente terapéutico. Pero también puede hacernos permanecer estancados y con mayor sensación de incapacidad.

¿Cuántas veces nos explicamos a nosotros mismos (o a los demás) el problema, hacemos teorías, inventamos causas…? Y ¿dónde nos lleva eso?

La mayor parte de veces, a alimentar el problema y a permanecer en el mismo sitio. Hasta que un día nos damos cuenta que hablar ya no sirve de mucho y entonces, empezamos a vivir y a soltar la experiencia.

Uno de los retos a los que me enfrento como psicóloga es poder ayudar a quien me elige, a discernir entre el discurso útil y necesario y el que no. Entre su explicación del problema, su necesidad sana y necesaria de contarlo y de estructurarlo, y el enganche a las palabras y a la “no vivencia” o la “no acción”.

Mi función como psicóloga NO es meramente escuchar, es facilitar a la persona que conviva con la experiencia, para que pueda trascenderla. Es invitarle a vivir aquello que evita, aquello que no quiere o puede mirar.

¿Cómo? A través de diversas dinámicas y sobretodo de la escucha del cuerpo, la respiración, las sensaciones y la conexión con los valores y la autenticidad.

¡Feliz fin de semana a tod@s!

 

Hablar.001

defenderse y distinguirse

Defensa y miedo

Hay personas que parecen estar a la defensiva. Hacen un esfuerzo consciente para hacerse valer, para posicionarse y mostrar su poder. Tras todo ese esfuerzo, un miedo a a ser invadidos por el otro, a ser dañados.

Nuestras reacciones defensivas con el otro no son más que una llamada a gritos de amor y comprensión.

Todos en algunos momentos nos ponemos a la defensiva pero si respiramos y somos honestos con nosotros mismos, nos daremos cuenta que en ese momento nos estamos sintiendo vulnerables frente al otro, estamos sintiendo miedo.

Nuestro deseo real es el de pertenecer, el de tener empatía del otro, lograr su respeto o su amor.

¿Te atreves a abrirte al otro y a explorar tus miedos?

defenderse y distinguirse

 

corazón instinto conciencia.001

Fuerza y dulzura

La fuerza es la capacidad para modificar, transformar o poner algo en movimiento. Sin embargo, cuando usamos la fuerza de manera impulsiva, sin dulzura, esta es una energía bruta que puede volverse en nuestra contra, agotarnos y/o destruirnos.

Evita dispersar tu energía de manera compulsiva, haciendo mil cosas que no te llenen, luchando contra cosas que no puedes cambiar. Usa tus energías en la vida de manera consciente, pausada y con corazón. Seguro lograrás más y mejores resultados y sobretodo, disfrutarás más del camino.

¡Feliz viernes y dulce fin de semana!

corazón instinto conciencia.001

urgencia presente.001

Urgencia vs Presencia

Centrar atención en la que podríamos hacer y no hacemos, nos mantiene en un estado constante de insatisfacción ante las expectativas no cumplidas.

Siempre habrán cosas que podríamos hacer pero que no hacemos por falta de tiempo o energía, siempre habrán temas pendientes, libros por leer, experiencias por vivir, personas a las que conocer, conocimientos por adquirir….

Querer acapararlo todo es un vicio que nos mantiene agotados, exhaustos e infelices. Nos quita energía para gozar de lo que sí hacemos, para profundizar y degustar con tranquilidad, paz y amor, lo que ya tenemos.

Haz que tu vida se vaya decantando cada vez más por lo importante y valioso y menos por lo “urgente”.

Cuando termine el día de hoy, en lugar de preguntarte; ¿Qué es lo que tengo que hacer mañana? ¿Qué quedo pendiente?
Pregúntate; ¿Qué me ha hecho feliz hoy?

 

urgencia presente.001

 

10846509_872276179469563_2475109696776006239_n

¿Carencia o Abundancia?

¿Te enfocas en la Carencia o te proyectas hacia la Abundancia?
La energía y motivación disponible para transformar nuestra vida se malgasta cuando nos lamentamos, comparamos con otros que sí tienen o quejamos de aquello que no tenemos o no conseguimos.

Te animo durante esta semana a poner tu atención y energía en lo que deseas, en lugar que en lo que NO tienes. Seguro que te volverás más activo y resolutivo. ¿Hacemos la prueba?

 

10846509_872276179469563_2475109696776006239_n